miércoles, 18 de noviembre de 2015

"MEZCLA DE PASIÓN Y CONDIMENTOS".


 

"MI CABEZA LO MEZCLA TODO".

A las mujeres comparo;
como a bellas y lindas flores,
son hermosas en el prado...
Son de múltiples colores.

Nos causan muchos dolores;
a veces buscan amparo,
¿si rompen sus corazones...
Porqué después lo contaron?.

Usando potingues caros;
buena ropa y buen calzado,
verlas feas es muy raro...
Después de haberlas usado.

No somos tan atrasados;
hay hombres con mucha cara,
que han jugado y han amado...
Caprichosos que no paran.

Condimentaciones raras;
no vienen del extranjero,
para mi; queda aclarada...
Soy machote y mujeriego

Ni soy mudo ni soy ciego;
las mujeres me lo dicen,
me lo firman en un pliego...
¡Yo soy formal por narices!.

Mis amigas me maldicen;
dicen que soy un mal hombre,
¿si no saben ser felices?...
¡Y no conocen mi nombre!.

Será mejor que no nombren;
ni mi cuerpo ni mi vida,
que busquen lo bueno y compren...
Que hay mujeres muy salidas.

Tras la moda y las comidas;
hay alimentos extraños,
que ninguna me convida...
Soy español; y no engaño.

Todas están de buen apaño;
vuelan como mariposas,
mi vida es como antaño...
Me alimento de otras cosas.




Comencemos con la moza;
es fina como la seda,
siendo linda es amorosa...
Es muy rubia y más amena.

Abandoné a la morena;
esta es mucho más mujer,
amorosa en el placer...
En los cambios siento pena.

La rosa reina se queda;
aunque prefiera frijoles,
con el arroz de centena...
Las clavellinas son soles.

Los buenos platos con coles;
con buen caldo de grasilla,
con un segundo de broles...
Y el postre que da su envidia.

El bambú y la buganvilia;
alimentos de los osos,
y el arroz y las endivias...
Son buenos; pero son sosos.

Veo sus ojos amorosos;
tras un plato de cogolla,
pechos firmes y orgullosos...
En su cuerpo; hay poca molla.

Brocoli; boldo y cebolla.
Que el ajo viene de china,
creciendo el pelo en la colla...
Si la pachína es vecina.

¿Si se retrasa?; no atina.
se agacha y me hace un calvo,
ni es mi hermana ni mi prima...
¡No la miro; estoy a salvo!.

La caoba en muebles caros;
a veces lo suple el pino,
en los pobres es muy raro...
Beber agua; nunca vino.

La beso por el camino;
se acerca y me besa el cuello;
huelo su aroma a comino...
Y al poco rato; a degüello.

El café despeja el sueño;
el cilandro lo amortigua,
la malta ya tiene un dueño...
Y con la cruz se santigua.




Ella es muy rara y antigua;
a mi me tiene de amante,
en los matorrales; ortigas...
¡Que ya han picado bastante!

El chile que es muy picante;
para comidas muy fuertes,
con manojo de lindante...
Para estómagos indecentes.

¡Aqui marco un precedente!;
conectan mis sentimientos,
mis celos quedan ausentes...
Mi estómago está contento.

El maíz como alimento;
pan nuestro de cada día,
hay que hacerle un monumento...
Al melón y a la sandía.

La tarde ha marcado el día;
llegamos justo al portón,
le di lo que ella pedía...
Mucho amor y más pasión.

La fresa; ficus y limón,
con eucalipto y el fresno,
la guayaba es lo mejor...
Que lo habita sin freno.

Y comenzó el desenfreno;
así los dos lo pintamos,
yacemos en pieles de reno...
En un cuarto realquilado.

El geranio es muy gitano;
el girasol y el guayabo,
hierbabuena y el quintano...
Oigo gritar; ¡bravo y bravo!.

¡Le den la oreja y el rabo!:
dijeron; tres buenas mozas.
había perejil y nabos...
Las tres eran amorosas.

La hortensia es maravillosa;
por las paredes; la hiedra.
La jacaranda es hermosa...
Y el cardo; entre las piedras.





Era un precioso jardín;
se juntaron cuatro camas,
eran tres primas y hermanas...
con las cuatro fui feliz...

El jocoteo y el jazmín;
y el jitomate verdoso,
las plantas de regaliz...
Su perfume es muy hermoso.

Con las cuatro fui goloso;
¡no lo hagan ni lo tomen!,
vi sus cuerpos tan preciosos...
Espero que se conformen.

¿Y me dirán; eso comen?,
para aguantar la vejez,
quedan como piedra pómez...
Las del norte y de Jaén.

Quedé mudo al entrever;
me dieron las cuatro un sobre,
los abrí y quise ver...
Vi tres medallas de cobre.

Las catalanas más pobres;
con sopa de farigola,
caldo de pollo de sobre...
Causando mal a la gola.

Con las rojas amapolas;
y con bolillos de estambres,
cuentan que el comer les mola...
Y que su angustia les calme.

Y como ya me entra hambre;
me comeré un cochinillo,
a mi no me dan calambres...
Soy joven como un chiquillo.

Fumaré un par de pitillos;
la sangre ya no me hierve,
me comporté como un pillo...
¡Las mujeres es que me pierden!

La juventud se lo pierde;
si comen patatas fritas,
hamburguesas y cosas verdes...
Me acuerdo de Santa Rita.

Ya lo dice bien la historia;
Santa Rita, pinta en quintas,
la Santa que está en la gloria...
.- ¡Lo que se da, no se quita!.

"Guti"."El romancero".