sábado, 5 de septiembre de 2020

"LA HISTORIA DE MI GUITARRA".


You searched for love | Imagine Loving Life

"LOS GEMIDOS DE MI GUITARRA".

.- Mi guitarra se quejaba.
Con mi cante pronuncié.
Con mi arte se amparaba...
Con ella no renuncié.

En el teatro son cien.
Me fascinaba su olor.
Sus cuerdas estaban bien...
El ambiente era de amor.

¡Eres guitarra sin voz!.
Silueta enamorada.
Me surgió gran vozarrón...
De mi guitarra emanaba.

Entre corcheas me mandaba.
Negras blancas y difusas.
Todas iban hermanadas...
Con sus arreglos lo acusa.

Mi guitarra nunca abusa.
Noto mi sangre que corre.
Yo le canto ella es mi Musa...
La elegancia de una torre.

Tristes dedos le recorren.
Le acarician y se espanta.
Ataco con seis acordes...
El corazón me arrebata.

Casi nunca tengo erratas.
Sueños flores con capullos.
¡Valga Dios no doy la lata!...
Cada cual lucha en lo suyo.

Con esos amores suyos.
Que vibran con una cuarta.
A veces también intuyo...
Los lamentos le coartan.

Algunas veces se planta.
Son mis amores dormidos.
Cuando mi garganta canta...
A mis amores queridos.

¿Cuantas veces salgo herido?.
Otras tengo mala suerte.
Encubierta de bandidos...
¡Mejor que la gente cuente!.

Bordones con mucha muerte.
Con la tercera que clama.
Y la segunda aparece...
Cuando menos lo esperaba.

La prima desesperada.
La quinta tiene razones.
La cuarta nunca esperada...
En mi guitarra hay temores.

Guitarra de mis amores.
Instrumento de mi alma.
Laten diez mil corazones...
Con su instinto me reclama.

El escenario es su hermana.
Ambos dan lindas lecciones.
Público de gente llana...
Tienen buenas intenciones.

Completa con mil razones.
Diez dedos con alegría.
Alegrando corazones...
Con rumbas y bulerías.

De la noche al medio día.
Nunca buscará venganza.
Su público lo pedía...
Y por la tarde descansa.

Y el Mediterráneo alcanza.
Con Baleares su cante.
El guitarrista se cansa...
¡Por haberlo hecho antes!.

Bendecida y elegante.
Canta como la cigarra.
El guitarrista es su amante...
Le espera el vino en la barra.

¡Va por ti noble guitarra!.
Contigo viene la calma.
¡Yo gritaré si me agarran!...
Al taconeo y las palmas.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.