martes, 11 de diciembre de 2018

"MI AMADA ERA CASI PERFECTA".


 La imagen puede contener: 1 persona, sentado

"ESPERANDO A MI PRINCESA".

.- Aquel día salí de casa.
Anduve en la carretera.
Los caminantes descansan...
Viendo mujeres barberas.

Era un día de primavera.
Con un sol fiero y radiante.
Con una brisa constante...
En el río; en su ribera.

No era un día cualquiera.
Maestros con sus librillos.
Gozando en la carretera...
Se ven en sus ojos el brillo.

Cantaban los pajarillos.
En las mieses de los campos.
Corretean los chiquillos...
La pradera era un encanto.
 
Bellas voces con su canto.
La mitad eran caballeros.
Caminan por el sendero...
Entre gorriones viajeros.

En el grupo hay extranjeros.
El aire y el sol calienta.
Huele la brisa a romero...
Sin damas que se arrepientan.

Con aroma de las fiestas.
Se gastan buenos dineros.
En un viejo merendero...
Los chiquillos en su siesta.

Las mozas se manifiestan.
Los mozos bebiendo vinos.
Las damas están inquietas...
Con sus maridos y vecinos.

Pequeños y verdes pinos.
Con encinas polvorientas.
Encausadas por tormentas...
Por rayos; que ya no atino.

El rey de la fiesta el vino.
Los pecados no se nombren.
Parejas entre los pinos...
Los maridos; ¡que las compren!.

Podrá ser obra del hombre.
Por sus malignas maldades.
Con lo cual no tiene nombre...
Hay mentiras y verdades.

Hay pecados capitales.
De corruptos y pendencieros.
Políticos traicioneros...
Que en su esencia son vitales

En provincias y capitales.
Ocurre en el Mundo entero.
Ladrones continentales...
¡Chotrizos y bandoleros!.

Al final de aquel sendero.
Bajo los pinos y el río.
A media tarde hacia frío...
Viene la moza que espero.

El amor es desespero.
Teniendo fría la cabeza.
Sin alterarse en los celos...
Con dignidad en la nobleza.

Con andares de princesa.
Con su mirada inocente.
Fieros pechos muy potentes...
Que reclaman mi impaciencia.

Tiene una hermosa presencia.
Anduvo en historias locas.
Con maltratos en su esencia...
Yo reparo lo que toca.

Le beso su roja boca.
Me sonríe con sus ojos.
En esos labios tan rojos...
Como poemas se evocan.

A veces se me desboca.
Carece de sumisión.
Otras veces como loca...
Baraja más la traición.

Esa espina de pasión.
Con el soñar a diario.
Siendo algo extraordinario...
Que me ensancha el corazón.

Pocas veces con razón.
Se merece un monumento.
Sobre todo en su pasión...
La entiendo y nunca miento.

La brisa para un momento.
Quedo mudo y muy sombrío.
Más por dentro hasta sonrío...
Quedan lejos los lamentos.

Brillan más sus sentimientos.
Ella se acoge a mi aprecio.
El sentir lo lleva el viento...
Las costumbres tienen precio.

Caminamos en silencio.
Sin palabras; con pereza.
Alcanzando la tristeza...
Pero con amor muy recio.

La pasión no tiene precio.
Viendo correr a los chiquillos.
Hay ternura no hay desprecio...
Comenta sus chascarrillos.

No cantan los pajarillos.
Ya no ríen las bellas mozas.
Esas jóvenes hermosas..
Ni corretean los chiquillos.

Entre lo pinos; los pillos.
En una larga cadena.
Comienzan a oírse grillos...
Las damas lloran sus penas.

Ya avanza la luna plena.
Tintileantes estrellas.
Pequeñas pero muy bellas...
Que por el cielo se llenan.

Noto que sus labios queman.
Son dulces de confitura.
Con  su aroma a hierbabuena...
Beso a mi mujer futura.

La desnudez en su cintura.
Con sus ansias me provoca.
Veo que se vuelve loca...
Se maneja con soltura.

"Guti"."El Romancero".