viernes, 14 de septiembre de 2018

"VIVÍA COMO UNA PERRA".




"ME FLAGELABA HASTA EL ALMA".

.- Los dramas de las mujeres.
No ha sido nunca un teatro.
Yo he cumplido mis deberes...
Y encima tengo maltratos.

Mi drama no es de recatos.
Si es que estoy casi conversa.
Entre cosas muy diversas...
Que las vivo y las acato.

Yo tengo bellos retratos.
De cuando él me quería.
Ahora siempre pago el pato...
¡Eso no lo olvidaría!.

Tan loco en sus correrías.
Tan necias como esta historia.
Que Dios lo tenga en su gloria...
Tampoco lo entendería.

¡Me juró que me quería!.
Eso cambió media vida.
Sus promesas olvidaría...
Por el camino perdidas.

En amores fui querida.
Pero fue ruin y muy malo.
Con desenfrenos humanos...
Que salia torpe y herida.

Es lo que yo no entendía.
Tantos cuentos y chanchullos.
Reclamaba con su orgullo...
Que me amaba y me quería.

Viviendo en una Arquería.
Sus celos iban encendidos.
Son cosas que no he querido...
Que en sus dudas renacían.

Los insultos a medio día
Por las noches los asaltos.
Palabrotas me decía...
Me dije; ¡un día lo mato!.

Con injurias y sobresaltos.
Tenia el corazón sangrante.
Pongo a mi Dios por delante...
¡Era un demonio; no un santo!.

Mis tardes son un espanto.
Las madrugadas alegría.
El sol sale y me levanto...
Ya ha nacido un nuevo día.

Cercana en mis agonías.
Soy bella; un monumento.
Buscando me alejaría...
De sus propios pensamientos.

Pasando malos momentos.
Tenia ratos de alegría.
Tuve muy malos tormentos...
Con penas y con energía.

Iban pasando los días.
Medio loco; medio cuerdo.
Pensando que moriría...
Con pesadillas de cuernos.

Se envanecen mis recuerdos.
Cada día lo veo distinto.
No llegué nunca a un acuerdo...
Con un paria variopinto.

¿En esta vida que pinto?.
Yo repudiaba sus cuentos.
Nuestra vivienda era un quinto...
¿Si lo empujo?; estaría muerto.

En los sinfines de encuentros.
Con su ignorancia supina.
Siempre acaba el mismo cuento...
Al oír lo que él opina.

Las broncas con las vecinas.
Cuando a la calle bajaba.
Mientras estaba en la cocina...
Mi corazón estallaba.

¿Que tenia que me embrujaba?.
¿Porque aguantaba soeces?
Sus celos los repudiaba...
Y mi corazón padece.

Me mira y se compadece.
Entre lloros lo condeno.
Lo oye unas trece veces...
¡Le he visto cara de bueno!.

Sus palabras eran veneno.
Sus injurias y sus insultos.
Siempre de más o de menos...
Me acobardaba a disgustos.

Hay días que estaba a gusto.
Sereno sin beber vino.
El alcohol cambia el camino...
Todo él estaba a punto.

Traspasando aquellos sustos.
Mi cuerpo pedía más guerra.
Dándole placer y gusto...
No estando loca ni cuerda.

Me hace lo que recuerda.
Con él llevo veinte años.
Ha roto pactos y cuerdas...
¡No siento el mínimo daño!.

Tan violento y con apaños.
Me enfurecía tales hechos.
Que sufría con sus engaños...
Que se perdían mis derechos.

Yo tengo unos lindos pechos.
Linda cara y blancos dientes.
Soy hermosa y muy ardiente...
Mi mirada iba hacia el techo.

Casi siempre está al acecho.
Busco el trato de ramera.
Cuando descanso en su pecho...
Él me ama a su manera.

"Guti"."El Romancero".