viernes, 23 de septiembre de 2016

"DENUNCIAS CONTRA EL MALTRATO".



"MALOS RECUERDOS Y MI OLVIDO".

.- Me asomo por mi ventana;
la plaza se encuentra a oscuras,
la brisa frena en mi cara...
Tengo heridas y quemaduras.

Hace meses que me duran;
encontrándome perdida,
no me siento arrepentida...
Las denuncias tienen dudas.

Yo le amaba con locura.
Era feliz y querida,
tan joven; con mi alma pura...
Mi vida era bendecida.

Con vicios cambió mi vida;
aquel que ofendió mis carnes,
por la mañana y la tarde...
El que invita y no convida.

Palizas que no se olvidan.
Broncas y gritos en el día,
con él vivía cohibida...
Sereno él me quería.

Casos que no olvidaría;
aunque pasaran cien años,
yo me encerraba en el baño...
Temerosa si volvía.

Mi presente oscurecía.
Nunca fui sola a la compra,
me acompañaba y decía...
Que al diablo no se nombra.

¿Yo no se de que se asombran?.
él que retuvo mi aprecio,
se comportó con desprecio...
Comentaba; ¡tu me sobras!.

Ya no me compraba ropa.
Con vestidos muy oscuros,
con miedo de que se rompan...
Con viejos zapatos duros.

Empujones contra el muro;
anulada le sonrío,
mi carácter se hizo duro...
¡Lo recuerdo ahora me río!.

Con sangre y escalofríos,
ordinario y brabucón,
un buen zorro socarrón...
Al recordar me entra frío.

¡Mi venganza en plato frío!.
Fue muy justa la condena,
yo lo ame y lo he querio...
¡Ya no lo conozco apenas!.

Ahora libre de cadenas;
mis recuerdos son olvidos,
nunca quise; ni he querido...
Y por él siento hasta pena.

Hice un castillo de arena;
y mi vida fue un calvario,
murió cumpliendo condena...
Salió escrito en un diario.

"Guti"."El romancero".

"¡JURARÍA QUE FUE CIERTO!".



"FUE UN SUEÑO MUY REAL".

.- En lo sueños más lejanos;
hay caricias y traspasos,
lindas caricias de humanos...
Ocurren más estos casos.

En la noche sentí pasos;
orientando mi destino,
mi amada entró en descanso...
Y se quitó su vestido.


La mire muy divertido; 
paralizada se queda,
no soy ningún pervertido...
Pero su mirar me quema.

Llevaba medias de seda;
enganchadas en su corpiño,
sus manos blancas de cera...
Las miraba como un niño.


Sonriendo me hizo un guiño;
en sus ojos vi sus ganas
su sombra tras los visillos...
Que oscurecía la ventana. 

El sostén cayó en la cama;
pechos lindos y macizos,
entonces perdí la calma... 

¡No pregunten lo que hizo!.

Toda la cama deshizo;
sus lindas manos me tocan,
cayendo al margen del piso...
Su rosa toda en mi boca. 

La oí gemir muy loca;
me apretaba la cabeza,
entonces besé su boca...
Noté su amor y tristeza.


¡Carajo!; cuanta belleza.
Por cuanto yo la quería,
la penetré sin vileza...
Gimiendo me lo pedía. 

Me desperté a medio día;
el sol arrasaba el cuarto,
ella dio los buenos días...
Y dos besos sin teatro.


Iluminación con tacto;
vi fuego en sus prietas carnes,
no sabia que había trato...
Aquel tiempo era de balde. 

Eran las seis de la tarde;
seguía incansable y perdida,
con la intención de prestarle...
Viendo a mi amada rendida.


Su nobleza desprendida;
al despertar quedó tensa,
mejor disfrutar en vida...
Que pensar con la cabeza.

Trabajaba en una Empresa;
y se levantó muy pronto,
el desayuno en la mesa...
Yo dormía como un tronco.


¿Si duermo sólo?; no ronco.
La noche fue muy graciosa,
es mi sueño lo que expongo...
Mi amada es orgullosa. 

Historia larga y hermosa;
era soltera y sin hijos,
era linda y muy preciosa... 

Sonreí por lo que dijo.

Con tristeza lo predijo;
.- ¡Pronto de mi estarás harto!.
.- ¿Que quieres tener un hijo?...
Saldría muy guapo encanto.

Desperté con sobresalto;
al notar el zarandeo,
era un policía muy alto...
No quería más cachondeo.


Me asusté por lo que veo;
entre mi sueño gritaba,
mis vecinos se alarmaban...
¡De risa casi me meo!.

 "Guti"."El romancero".