jueves, 4 de febrero de 2021

"LA PROSTITUTA MARIA LA PONDERÁ".


"MARÍA LA PONDERA"

.- Aquí comienza esta historia.
Entre guerrillas y guerras.
Muchos están en la gloria...
Otros ya están bajo tierra.

La mayoría de izquierdas.
Habían muchas viejecitas.
Llenas de barro y de mierda...
Todas tenían sus visitas.

María bella y jovencita
Era muy linda y preciosa.
Que al verla uno se irrita...
Era cachonda y hermosa.

Maria se hizo famosa.
Los jóvenes eran galantes.
Para los viejos graciosa...
Sus dos ojos dos diamantes.

María tuvo su amante.
Pero él se fue a la guerra.
Sólo fue un puto tunante...
Teniendo una vida perra.

Los amantes de la tierra.
Gritaban a los de fuera.
La mayoría fue a la sierra...
¿Preguntaban que se juega?.

Muchos venían de fuera.
Con los Pérez y los Artolas. 
Los Velasco y los Riberas...
Se confundían en la colas.

María quedose sola.
Pero un amante quisiera.
Conoció una tal Bartola...
Con hambre y con miseria.

Con una mujer tan seria.
Con los jóvenes golosos.
Se olvidaron de las ferias...
Los mestizos más graciosos.

Pero aquellos buenos mozos.
Se agruparon y se marcharon.
A la vez hubo destrozos...
Y a pocos se lo achacaron.

Los guerrilleros ahorcados.
Con movimiento entre vigas.
En el pueblo amortajados...
Hacen siempre lo que digan.

Hubo un pactó con amigas.
Una que hacia de ramera.
Con ella hizo buenas migas...
Se hizo puta tempranera.

Le enseñó buenas maneras.
Era una mujer muy culta.
En su casa dos banderas...
¿Haber quien cojones insulta?.

Mirando como es tan puta.
Pero de buena conciencia.
No roba tampoco hurta...
Maria tiene fe en su ciencia.

Con más años y con paciencia.
Las leyes las ha acatado.
Se le acabó su inocencia...
La guerra se había acabado.

Aquel que manche su estado.
Hable mucho sin modestia.
Que tome bien sus pecados...
Que convenga a su conciencia.

Que contraiga sus vivencias.
Los buenos con sus apaños.
Lucharon con su experiencia...
Contra españoles y los maños.

Pasaron más de diez años-
Tres vidas, como condena.
Pasando por cientos daños...
Maria seguía de ramera.

Ahora se ven tres banderas.
Lo hacia con mozos tarados.
Los que sufrían de veras...
Los heridos y los herniados.

Pocos fueron los premiados.
Sabiendo que gusto daba.
A los que ella había amado...
¡Muchos hoy la recordaban!.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.- Guti.