miércoles, 27 de abril de 2022

"SOY TREINTAÑERA Y SIENTO COSAS EXTRAÑAS".

"DIVAGANDO CON MIS COSAS".

.- Dentro de mi oigo gente.
No creo que sea de lejos.
Mi salud es excelente...
Sin arrugas y sin pellejos.

Por la calle me echan tejos.
Son muy sucios bien venidos.
Ya me he enfrentado al espejo...
De cafres siempre he tenido.

Oigo voces en mis oídos.
Sonrío son mis vecinos.
La mitad aún no han venido...
Se quedan por los caminos.

Son los actos peregrinos.
Creo estar peor del coco.
Mi vocabulario es fino...
Y de comer lo que toco.

A veces me oye poco.
Mis criticas y le aconsejo.
Casi siempre va muy loco...
Con chistera y su conejo.

Ahora doy buenos consejos.
Los mismos a mis vecinas.
Comen arroz con cangrejo...
Con mi amiga Serafina.

Soy una voz peregrina.
Soy una mujer ardiente.
Pero ninguno se arrima...
A beber rico aguardiente.

Para el cambio está la gente.
Hoy me ven como un portento.
Para el Mundo agua corriente...
Lo analizan con talento.

Ninguno queda contento.
No oyen muchos oídos.
Sólo su maldito aliento...
Son vanos y perseguidos.

Nunca lo he conseguido.
Tengo unos preciosos pechos.
¡Y no los tengo caídos!...
Sus punteros van al techo.

Actúo tras un mal hecho.
Cuando la superchería.
No encuentra muchos derechos...
Con gentes que perseguía.

Yo lo intento y él seguia.
Con sus manos poderosas.
Conquistaba el alma mía...
Sabiendo que soy golosa.

Me besa mi linda rosa.
Aprieta mis bellas carnes.
Soy mujer escandalosa...
Sin ganas de molestarme.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.- Guti.

"VAGANDO ENTRE OSCURIDADES".

"PASEANDO CON MIS PENSAMIENTOS".

.- Mi cabeza está repleta.
Mis sentidos prevalecen.
Huelo el aroma a pimienta...
Lo mínimo que merece.

El religioso que rece.
Por sus antiguos hermanos.
Que el desánimo decrece...
El instinto del humano.

El abrir la mente es sano.
Ancla más sabiduría.
Como ejercicio de manos...
Mientras miraban reían.

Mis vecinas me dirían.
Que los hombres nunca besan.
Las princesas morirían...
Si no las llaman Alteza.

La gente es mala y perversa.
Con genes hereditarios.
Sordos que nunca lo piensan...
Y muy poco hospitalarios.

Mi cuerpo no es ordinario.
Alguno me dicen Maga.
Tuve un abuelo canario...
¡Aquel que la hacia la paga!.

Soy el fuego que se apaga.
Dejando mi cuerpo frío.
Después muchos se preparan...
No hacen nada y yo me río.

Hoy me entra escalofríos.
Y pienso en mis vanidades.
Cuanto más hablo me enfrío...
Y rugen las tempestades.

Vagando entre oscuridades.
Entre tinieblas difusas.
Liberé cien talismanes...
Siendo cosas muy confusas.

¡No son intrigas ni excusas!.
¿Me tendrán miedo los hombres?.
Yo conozco a las que abusan...
¡Para esas hay muchos nombres!.

Me dirán que no las nombre.
El que me enfría es corriente.
Él me dirá que lo compre...
Para que cuaje en la gente.

Es muy guapo, alto y decente.
El trabajo no es lo suyo.
No creo que sea inocente...
¡Pero tiene un gran capullo!.

Él me cuenta: Todo es tuyo.
Con la sonrisa de un niño.
De estas delicias yo huyo...
Ya me coloco el corpiño.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.- Guti.