viernes, 2 de octubre de 2020

"CAMBIÓ DE LA NOCHE A LA MAÑANA".



"EN EL AMOR TAMBIÉN SE SUFRE".

.- Le grité que era mi vida.
Que la denuncia era falsa.
Las malas lenguas alcanzan...
Ella tomó otras medidas.

Se trastornó en la bebida.
Una mujer tan hermosa.
Sin respeto y a escondidas...
Se volvió necia y golosa.

Me sabia a vino y rosas.
A jazmín y a hierbabuena.
Sus manos son amorosas....
Y le consumen las penas.

Tres matrimonios en cadena.
Las condenas a la cola.
Como mujer los adoras...
Pero las heridas queman.

Yo la escuchaba con pena.
Frente a frente muchas horas.
Bebiendo era pecadora...
A veces hasta se estrena.

Yo soy un varón que espera.
Que la ama y que la adora.
Fui a su boda tercera...
Duró apenas unas horas.

Era como una amapola.
Escondida entre trigales.
Evita todos los males...
Se mece como las olas.

Seis años me condecoran.
Mis sufrimientos me queman.
Fui su amante ella me adora...
Desamparada se queda.

Su piel es como la seda.
Su fragancia huele a rosas.
Son mis labios que le esperan...
De una boca tan preciosa.

Una mujer generosa.
No era mujer en celo.
Tampoco era ambiciosa...
Era un amor era un cielo.

Sus pechos de terciopelo.
Con su mirada orgullosa.
Con dos claveles en su pelo...
Queda elegante y graciosa.

Bendecida y amorosa.
Cuentan bien los caballeros.
La bebida es peligrosa...
Con patrón y marineros.

Sus ojos son dos luceros.
Refulgentes dejan huella.
Por ser guapa linda y bella...
Le admiran los caballeros.

Tiene su casa y dinero.
Sus caricias que me queman.
Tubo un novio marinero...
Fue a la cárcel con condena.

Besos de miel y canela.
Son los dardos amorosos.
Con sus ojos que camelan...
Son Don Juanes caprichosos.

En su presencia golosos.
Conquistador que envenena.
Son jóvenes muy hermosos...
Sin barba y largas melenas.

Como flor de primavera.
Irradia su señorío.
Como la fuerza de un río...
La empuja hacia la ribera.

Era diosa a su manera.
Con sus gestos elegantes.
Con sus risas tan constantes...
Con palabras verdaderas.

La juventud le envenena.
Hay mozos que son galantes.
En las noches más serenas...
Buscan dama tolerantes.

Caprichosa y poca amante.
Muy serena y escamada.
Pensativa y enojada...
Por un amante ignorante.

Los viciosos en Alicante.
Son jóvenes seguidores.
Son tenorios practicantes...
Buscando por los rincones.

Se revolean sus colores.
Se vuelven aún más rojos.
Resguardando sus enojos...
Los claveles inquisidores.

Los vicios no son amores.
Las apariencias le avisan.
Van naciendo los temores
Las historias se revisan.

Tus rencores se agudizan.
Tus temores prevalecen.
Tus ansias que se enfurecen...
Te avisan que algo se guisa.

Los meses pasan deprisa.
Te remangas la muñeca.
Ya se borraron tus risas...
Y tu alma queda hueca.

Por la noche te revuelcas.
Vas buscando tu destino.
Apretando bien las tuercas...
Le aclamarán sus vecinos.

Son amores asesinos.
Son puñales venenosos.
Es muy reciente su sino...
Con amantes orgullosos.

.- Recuerdo tiempos gloriosos.
Fueron noches de locura.
Hubo momentos hermosos...
También mañanas oscuras.

.- Se ha acabado tu aventura.
Le sobrepasas en años.
Un joven no es un apaño...
Ni aplaca tu calentura.

Nuestra vida ha sido dura.
Hay que vivir el presente.
Olvidarás tus locuras...
Limpia tus ojos y tu mente.

Yo te esperaba impaciente.
Que terminara ese amor.
Ahora sabes del dolor...
Con tu amargura reciente.

Viviremos el presente.
Y olvidemos el pasado.
Para mi ya está olvidado...
¡Olvida tu los casados!.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.- Guti.