jueves, 17 de diciembre de 2020

"ME ENAMORAN LAS MUJERES".


"DESDE JOVEN SOY MACHORRA".

.- Soy una mujer hermosa.
Y los hombres no me gustan.
Mi amada es maravillosa...
Y los varones me asustan.

Por la calle vamos juntas.
Por los sitios más oscuros.
Nos difaman nos apuntan...
Entre los fachas y los chulos.

Aprecia mis pechos duros.
Que realzan mi hermosura.
¿Si alguna vez tengo apuro?...
Me posee con su dulzura.

Tiene un cuerpo de locura.
Blanca de piel muy morena.
Con una mirada dura...
Se van fraguando sus penas.

Siendo una flor de azucena.
En un jardín peligroso.
Son flores que se encadenan...
Con ese salero hermoso.

Esos ojos quisquillosos.
Que miran siempre a distancia.
A los hombres poderosos...
Con sus poses y elegancia.

Con su aroma y su fragancia.
De jazmín y bellas rosas.
Pétalos con mucha gracia...
Con su hermosura preciosa.

Como ninfa escandalosa.
Tanta admiración le aturde.
Tan sublime y tan hermosa...
Viendo aquello que le aburre.

Los desenfrenos ocurren.
Pasando casi a diario.
Hay estoicas podredumbres...
Ya no son extraordinarios.

De sucesos existen varios.
Conllevando sus peligros.
Su música llega al barrio...
Con amapolas en el trigo.

Son sábados y domingos.
Cuando los sueños son tensos.
Ella va huyendo conmigo...
Y nuestro amor es intenso.

A veces sueño y lo pienso.
Corremos hacia los pinos.
Entre el follaje más denso...
Acurrucadas entre espinos.

¿Será este mi destino?.
Tener un amor sincero.
De sueños rosas y vino...
En un hermoso velero.

Las dos somos de dinero.
Nuestras Empresas avanzan.
Mi padre era molinero...
Está bien muerto y descansa.

Mi madre viva es la causa.
Me sedujo en el camino.
Esta historia tiene pausa...
Me educó con mucho mimo.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.- Guti.

"HASTA LOS SUEÑOS SON BUENOS".



"UN SUEÑO BIEN APROVECHADO".

.- Con buena sombra y con tino.
Mis retinas fueron tercas.
Me encontraba bajo un pino...
Noté mujeres muy cerca

Era un lago de agua fresca.
El agua llana en la orilla.
Donde beben y se refrescan...
Tres mozas y una morilla.

La morilla una chiquilla.
Con una cara graciosa.
Seguro que de Sevilla...
Me miraba algo nerviosa.

Eran jóvenes y hermosas.
Dos rubias y una morena.
La morilla era preciosa...
Me sonreía con pena.

Mal asunto había condena.
No me gustaba estar preso.
La sangre fluyó en mis venas...
La morilla como un queso.

Me saludan con un beso.
La morilla sorprendida.
Crecía mi bulto del preso...
Le cautiva arrepentida.

Desnudas fueron paridas.
Y desnudan se quedaron.
Una se encontraba herida...
Vendada lleva una mano.

La morena vió a un humano.
Me sonreían sus ojos.
Me saludó con la mano...
Sonreía con sonrojo.

Ambas con sus labios rojos.
Vi sus pechos poderosos.
En sus miradas el antojo...
Con unos ojos golosos.

Cuerpos magros y rocosos.
Eran modelos de Agencia.
Cuerpos lindos y armoniosos...
Como marca la vigencia.

Hermosura en sus turgencias.
En su cuerpos tan bien hechos.
Tuve una ligera urgencia...
Corrí cien metros derecho.

Mi cuerpo quedo deshecho.
Con aroma repelente.
Por momentos satisfecho...
¡Viví segundos de muerte!.

Un apretón muy urgente.
Y me escondí entre ramajes.
Separado de la gente...
Entre espinos con masaje.

Fueron momentos salvajes.
No merecía el castigo.
Condenar el cruel ultraje...
Por numerosos testigos.

Reclamando iban conmigo.
Seis pinchos tenía de pago.
El tal hecho fue en domingo...
¡Donde dije aquí me cago!.

Regresé de nuevo al lago.
Las mozas seguían desnudas.
¡Vaya pechos que mal trago!...
Por lo visto no eran mudas.

La morilla que estornuda.
Las cuatro eran como diosas.
La morilla pide ayuda...
Las otras tres envidiosas.

La morilla era viciosa.
Me quitó hasta los calzones.
Era la más peligrosa...
Era un-rompe corazones.

Comenzaron sin razones.
Las cuatro me aseguraron.
Que me darían lecciones...
Como loco me dejaron.

¡Desperté muy desolado!.
Todo había sido un sueño.
No me habían consolado...
¡Seguro que tenían dueño!.

Autor: Jesús Gutiérrez Pascual.- Guti.